Comer en París

0

En base a los precios que hemos visto en los restaurantes y cafeterías de París cada vez que hemos visitado la ciudad, por lo general podríamos decir que comer en París puede parecer caro de entrada si la comparamos con otras grandes ciudades como Londres o Madrid.

Esto no significa que no puedas disfrutar de algunos de los platos más típicos de la cocina Parisina a un precio asequible, sólo hay que saber buscar bien y elegir el restaurante adecuado.

Comer en París

En París, los horarios para la comida y la cena suelen ser similares a los de la mayoría de ciudades españolas, por lo que no tendrás problema para comer entre la 1 y las 3 del mediodía y cenar a partir de las 8.30 o las 9 hasta las 11 o las 11.30 de la noche.

Si vas durante los meses de verano o primavera, verás que París es la ciudad de las terrazas, hay terrazas en casi todas las calles y jardines, pero ten en cuenta que seguramente te cobrarán un suplemento por comer o cenar fuera, como también suele ocurrir en las ciudades más turísticas de España.

Nota si viajas con bebés o niños pequeños: Algo que también vimos, al viajar con un niño la última vez, es que en casi todos los sitios tenían silla alta para bebés.

Nuestros restaurantes recomendados en París

Estos son algunos restaurantes donde podrás comer en París por unos 15 o 20 Euros por persona incluyendo bebida (Agua, cerveza o refresco… obviamente con vino sube un poco más).

Le Petit Clerc: En la zona de la Torre Eiffel (129 rue Saint-Dominique, 7th arrondissement). Te puedes pedir desde lo más económico que son los famosos Croque Madame y Croque Monsieur, que son unos sándwiches tostados con jamón, queso, huevo y generalmente acompañados de ensalada y patatas fritas, hasta platos un poco más elaborados, ya que cada día suelen tener un guiso o la opción de filete de ternera con guarnición (patatas, ratatouille, etc.).

Bistrot Victoires: En la zona del museo del Louvre (6 rue La Vrillière, 1st arrondissement). Aquí lo más popular son diferentes tipos de filete de ternera con diferentes salsas (mi favorita es a la pimienta) y también platos más típicos franceses como el “confit de canard”, un plato de pato asado o bien un pollo asado con guarnición.

Breizh Café: Si queréis algo más sencillo pero que sea igualmente “típico francés” entonces ésta es una buena opción. Está en la zona del barrio de Marais (109 Rue Viellie Du Temple, 75003). Aquí lo mejor son las famosas “galettes”, una especie de crepe salado que se cocina con los ingredientes en el interior (generalmente jamón, queso, creme fraiche…) y se sirve con una ensalada ligera. Nota: tienen unos postres que están para morirse, por lo que os recomiendo dejar hueco para el final!

Qué comer en París

Casi todos hemos oído hablar de los platos más “famosos” de la cocina francesa, pero aquí os dejamos algunos ejemplos de las especialidades que puedes comer en París. Más abajo te aconsejamos algunos restaurantes donde hacerlo.

Repostería

Si dejamos el tema de la mantequilla, las grasas, el aceite de palma y todas ésas cosas que nos dicen que no debemos comer, entonces París es un pequeño paraíso. El problema es que yo no me controlo cuando paso por delante de una Boulangerie o una Pattiserie y acabo comprando más de lo que debo…

Seguro que tienes una cerca de tu hotel. Mi recomendación es que te acerques a primera hora de la mañana cuando están sacando todas las cosas del horno, podrás probar los mejores croissants y otros dulces de hojaldre y por menos de un par de euros por persona.

Crepes y Galettes

En teoría los primeros son dulces y los segundos salados, pero hoy en día, debido a que todos los cocineros y pasteleros se han propuesto innovar y seguir creando nuevas recetas, ya se pueden encontrar variaciones dulces y saladas de ambos.

Son una opción económica y rápida si quieres algo fácil para no perder tiempo y seguir con tu ruta por París.

Confit de Canard

Se trata de un plato en el que la estrella es el pato. Se suele cocinar lentamente en el horno y se acompaña de salsas de frutas y especias. Lo podríamos definir como un asado “en dos tiempos” ya que después de pasar por el horno, entonces se pasa a la sartén donde se cocina de nuevo con su propia salsa y otros condimentos. Sin duda uno de los platos que más nos ha impresionado de la cocina francesa.

Entrecot y más entrecot

Así es, a los franceses les encanta la ternera con una buena salsa, patatas y verduras al horno o hervidas y un buen vino tinto. En éste aspecto se parecen mucho a los españoles, aunque en nuestro caso creo que hacemos menos caso a las verduras y nos centramos más en la carne :)

Comparte

Sobre el autor

Deja una respuesta